PACIENTES FELICES

JOSÉ LUIS NAVARRO

Estando aquejado física y psicológicamente por una tendinopatía rotuliana que me había alejado del deporte, llegué hace aproximadamente 1 año a OW. Fui inicialmente evaluado en cuanto a mi lesión y mis capacidades físicas y se me propuso un programa de rehabilitación-prehabilitación y preparación física para volver a las pistas. Me llamó la atención desde el principio el enfoque global que se me otorgó, tanto del punto de vista físico, como psicosocial, sumado al alto nivel de preparación técnica y científica del equipo, por lo que decidí ingresar al programa propuesto. Con el tiempo fui entendiendo mi lesión mientras mejoraba mi fuerza y capacidad física. Después de 2 meses pude volver a hacer trabajos de carrera y ciclismo, y logré volver a participar en competencias, hasta que pude cumplir mi sueño, que fue correr el Ironman de Pucón. Hasta la fecha sigo entrenando en Olympic Work donde, además, he encontrado a grandes personas en todo sentido. He llevado también a familiares y amigos quienes, tal como yo, se encuentran más que satisfechos y agradecidos del trabajo que ahí se realiza.

AMANCAY LANGER SCHAETZER

Llegué a Olympic Work para recuperarme de una tendinitis en la rodilla izquierda. Ya había tenido experiencia en tratamiento kinesiológico con resultados muy lentos y disconformes, principalmente porque trataron la lesión y no al paciente, con lo cual se siguió el mismo protocolo sin importar mi edad, género, ni mi estado deportivo. Le mencioné esto a mi traumatólogo y le pedí consejo para llegar a un lugar diferente en donde mis condiciones personales fuesen consideradas. En Olympic Work encontré un tremendo equipo humano, excelencia profesional, un diagnóstico realista, un tratamiento sumamente dedicado y, sobretodo, ajustado a mi persona, exigente y exitoso. La lesión fue tratada, educada y superada desde sus orígenes y no se enfocó sólo en la superación del dolor y molestias, sino que trabajamos fortalecimiento muscular de todas las zonas relacionadas con la lesión, alineación y apertura de caderas,  generación de consciencia y cuidado personal. Espero no volver a lesionarme, pero si sucede por seguir haciendo deporte que es una necesidad para seguir estando viva, vuelvo a Olympic Work.

DANIEL LOYOLA

Como paciente, nadie quiere ser un experto en kinesiólogos, sin embargo, yo soy uno. Con dos operaciones de ligamento cruzado en la misma rodilla, puedo decir que he pasado por muchos centros kinésicos, grandes, chicos, viejos, nuevos y cuando ya creí que todo estaba perdido y volver a patear una pelota de fútbol iba a ser solo un lindo recuerdo, Olympic Work fue una bocanada de esperanza. OW tiene la ventaja de combinar el talento y conocimiento de sus profesionales, con una atención personalizada y focalizada en el objetivo a alcanzar. Ahí aprendí la radical diferencia que existe entre un kinesiólogo para 10 o más pacientes y un kinesiólogo para 1 o 2. Como paciente me atrevo a decir que la dedicación y personalización en el trabajo es un elemento clave para cualquier proceso de rehabilitación.

Pero la rehabilitación no solo tiene que ver con el físico, sino que la mente también juega un papel fundamental. Como los profesionales de OW me dijeron en mis primeras semanas de rehabilitación, si en tu cabeza no te quieres mejorar, la verdad es que no te vas a mejorar. Y ahí el ánimo y la motivación son esenciales y los profesionales de OW lo saben. Sin descuidar su profesionalismo, ellos se transforman en verdaderos amigos, y hacen que asistir a las sesiones de rehabilitación sea de los momentos más esperados de la semana y eso ya dice mucho de un centro de kinesiología. ¡Como paciente de doble cirugía de LCA recomiendo totalmente OW !

Menú